Derechos de la persona tutelada

Derechos de la persona tutelada

El objetivo de FECLEM es defender los derechos de las personas a su cargo, entre ellos el derecho al voto, a la propia imagen, a la vida digna, al trabajo, a la vivienda, a  heredar o a participar activamente en la vida social. Como fin último, la Fundación protege el derecho a recuperar la capacidad. La modificación de capacidad tiene que ser entendida como una fórmula de apoyo a la persona vulnerable que permita defender sus derechos cuando ella no es capaz. Tiene que nacer de una causa real y objetiva, encaminada hacia el beneficio de la persona. Por ello, las figuras de guarda y protección son fórmulas finitas, que no deben de prolongarse más de lo necesario. Para la Fundación, la modificación de la capacidad de obrar a causa de una enfermedad mental nunca será una medida permanente, ni que se tome por cuestiones de otra índole como pueden ser para propiciar el  acceso a un recurso o porque la persona tenga necesidades económicas. La tutela es garantía de protección de derechos, única y exclusivamente para aquellos casos en los que lo dictamine un Juez. Derecho al voto Hasta la aprobación el 5 de diciembre de la Ley Orgánica 2/2018, siguiendo los criterios de la Convención de la ONU de las personas con discapacidad de 2006, y la obligatoria adaptación a la normativa del ordenamiento jurídico español, podían ejercer el derecho al voto aquellas personas con la capacidad modificada si la sentencia no especificaba que se las privara de ello. En los 18 años de vida de la Fundación FECLEM, han pasado por la Entidad 1.261 personas que han necesitado apoyos y protección. De ellos, el 72% tenía derecho al sufragio. Aquellas personas que estaban privadas de él pero querían ejercerlo, disponían de un servicio de asesoramiento legal desde la Fundación que se ocupaba de requerir judicialmente la recuperación de la capacidad en este ámbito. En 2018, hasta la publicación de la Ley, se recibieron 6 peticiones cuyas resoluciones fueron positivas. De las tutelas que se ejercen actualmente, podían ejercer el derecho el 61%. El resto, el 39% de los tutelados, no podría haber votado si no se hubiera aprobado la Ley Orgánica 2/2018, del Régimen Electoral General para garantizar el derecho de sufragio de todas las personas con discapacidad. Derecho a contraer matrimonio Empoderar a una persona tutelada implica dejar que tome decisiones sobre su vida. Por ese motivo, siempre que la Fundación ha estimado beneficioso el formalizar una relación, ha apoyado al tutelado en esta decisión tan personal. En los últimos 4 años, 3 han contraído matrimonio y 1 se ha unido en pareja de hecho. Derecho a elegir sobre su imagen Cuando una persona tutelada quiere aparecer en una red social, en las fotografías de una excursión o en una entrevista en la televisión, la pregunta no debe de ser si un tercero se lo permite,...

Má Información
Tutela garantista, un proyecto de vida

Tutela garantista, un proyecto de vida

Carta de la Presidenta del Patronato de la Fundación Tutelar FECLEM publicada en julio de 2019, en la Memoria Anual.   Las fluctuaciones sociales, políticas y económicas influyen en nuestro trabajo diario hasta tal punto que pueden producir un cambio de rumbo, e incluso de mentalidad. Cuando una puerta se abre o una oportunidad desaparece, hace que tengamos que adaptarnos con cierta celeridad, para que no se resienta el servicio que prestamos a la persona tutelada. La apuesta por planes  individualizados, el trato directo y el mimo hacia la persona que nos encomienda un juez, hace que tengamos que responder con profesionalidad a todos los avatares que vayan aconteciendo. Esta dinámica es para nosotros un punto favorable a la hora de innovar en la tutela. En vez de tender hacia la costumbre, en la Fundación preferimos innovar, apostar por lo nuevo, por servicios globales que sí respondan a las necesidades de cada persona, sea un perfil de difícil o de fácil abordaje. No importa la edad, el lugar en el que viva la persona o su diagnóstico cuando hablamos de su estabilidad, de su autonomía y de su bienestar. Todos, de forma personalizada, se benefician de aquello que vamos poniendo en marcha. Rompemos barreras, somos volubles para conseguir adaptarnos a la sociedad en la que vivimos. Nuestra experiencia nos ha enseñado que la cercanía jamás tenemos que perderla, que el apoyo y la protección son fundamentales y que con ello conseguiremos defender a las personas que necesitan integrarse en nuestra sociedad, después de pasar por una modificacion de la capacidad a causa de un problema de salud mental. Proveeremos a cada persona de aquello que necesite para desarrollar su vida. Y así seguiremos haciéndolo a lo largo de los próximos años, siempre cuestionándonos cada paso que demos, para que que sea firme y permanente. Mª del Rosario Martín Laguna Presidenta del Patronato de...

Má Información
Carta de una persona tutelada a su Referente en la Fundación FECLEM

Carta de una persona tutelada a su Referente en la Fundación FECLEM

Un nuevo año es una buena ocasión para escribiros. El objeto principal de esta misiva es daros las gracias, a mi Referente Tutelar y a todas las demás personas que conforman el equipo de FECLEM. Hay muchos miembros que no conozco y sé que hay muchas horas de trabajo detrás de personas “anónimas”. Muchas gracias a ell@s también. Atrás han quedado los nubarrones, la soledad y la desesperación. En mis manos ahora está la nueva oportunidad: la última y única en su género. Sería un necio si no la aprovechara y no quiero ser un insensato. Aunque tengo enormes “agujeros que tapar”, no me desanimo ni pierdo la paciencia. Es así principalmente por vuestro trabajo y dedicación. Hemos tenido nuestros más y nuestros menos durante esta singladura pero es ahora cuando mucho me alegro de teneros a vosotros. Antes consideraba a FECLEM como un estorbo, una piedra en el zapato…, pero mi opinión acerca de vosotros ha cambiado radicalmente. Como “cabeza visible”,  mi Referente Tutelar, muchas veces tuviste que soportar mis salidas de tono y mi mal humor; te ruego me disculpes por ello. Puedo afirmar que si no hubiera sido por ti y por el resto del equipo, hoy estaría agobiado, desanimado y sepultado bajo centenares de cartas, notificaciones, facturas, etc… Con todo ello no quiero decir que me desentienda de mi responsabilidad, al contrario, pongo y pondré de mi parte todo lo que pueda y os aseguro que no son meras palabras. Un cordial y sincero saludo....

Má Información
100 horas dedicadas a cada persona tutelada

100 horas dedicadas a cada persona tutelada

100 horas anuales es el tiempo que le ha dedicado cada profesional de las Áreas Económico-Administrativa, Social y Jurídica en 2017 a cada persona que tutela la Entidad. Además, se le suman los profesionales de los Departamentos de Desarrollo, Comunicación y Gerencia, que dan cobertura a cuestiones globales como son la innovación, la gestión económica de la Entidad, las alianzas estratégicas, la creación de proyectos, la formación, el medioambiente o la protección de datos. El proyecto de la FECLEM apuesta por el apoyo global y personalizado desde las áreas jurídica, económica y social. Así cumple con los objetivos englobados dentro de las buenas prácticas en materia tutelar que se han recogido en el Código de Buenas prácticas publicado por la Fundación...

Má Información
Sagrario: el silencio como aliado

Sagrario: el silencio como aliado

El silencio era el mejor regalo para Sagrario. Lo llevó hasta tal punto que casi se le olvida hablar. No le apetecía compartir sus pensamientos o emociones con cualquiera que se acercara a ella. Llegó hasta tal punto su compromiso con el silencio que parecía haberse mudado a vivir a otro mundo, un mundo interior al que era demasiado difícil ser invitado. “Un caso complicado” solían decir los profesionales. Aún así, nunca se perdió la esperanza de volver a oír su voz. Pasó de un recurso a otro mientras su cuerpo se iba deteriorando, no respondía a las órdenes de Sagrario, sólo le quedaba sentarse a ver alejarse sus capacidades más básicas. Un ingreso tras otro, tantos que perdió la cuenta. Así había pasado muchos años, poco más le quedaba por vivir. En 2009 la Fundación FECLEM asume su caso. Diagnóstico: esquizofrenia paranoide con deterioro cognitivo grave, hetero-agresividad y agitación psicomotriz. Y además hipertensión. Sagrario pensaba entonces que mejor estar callada para no complicar más la cosa. Parecía que la vida se había cebado con ella. Y el futuro no se auguraba más prometedor porque el alzhéimer estaba entrando en sus aposentos sin haber sido invitado. Hospitales, unidades de rehabilitación, mini-residencia, ingresos constantes… parecía no existir un lugar adecuado para ella. A esta situación se le sumaba la soledad que sólo se paliaba con alguna llamada de una tía suya que ya tenía muchos años pero que se preocupaba por la salud de Sagrario. Tampoco es que ella necesitara tener cientos de amigos, de hecho apenas hablaba con otros usuarios de los recursos en los que estaba ni con los profesionales que la atendían.   Diagnóstico: esquizofrenia paranoide con deterioro cognitivo grave   Día a día su expresión se volvió triste y vacía. Cuando alguien intentaba hablar con ella, ni tan siquiera le miraba a los ojos, no encontraba palabras ni razones para entablar una conversación. Se perdió en su mundo interior. Llegó al mutismo y solo lo rompía cuando alguien intentaba invadir su espacio. En esos momentos le hervía la sangre y explotaba su ira. Sus episodios de agresividad no tenían tampoco culpable, eran la vía de escape de aquello que vivía que parecía que nadie entendiera. En 2009 la Fundación FECLEM asume su caso. Diagnóstico: esquizofrenia paranoide con deterioro cognitivo grave, heteroagresividad y agitación psicomotriz. Y además hipertensión. Sagrario pensaba entonces que mejor estar callada para no complicar más la cosa. Parecía que la vida se había cebado con ella. Y el futuro no se auguraba más prometedor porque el alzhéimer estaba entrando en sus aposentos sin haber sido invitado.     Llegó al mutismo que sólo lo rompía cuando alguien intentaba invadir su espacio.     Todavía pasarían 5 años más para que le llegara una nueva oportunidad. Sus tutores decidieron que era el momento de probar en una residencia de...

Má Información