Carta de una persona tutelada a su Referente en la Fundación FECLEM

Carta de una persona tutelada a su Referente en la Fundación FECLEM

Un nuevo año es una buena ocasión para escribiros. El objeto principal de esta misiva es daros las gracias, a mi Referente Tutelar y a todas las demás personas que conforman el equipo de FECLEM. Hay muchos miembros que no conozco y sé que hay muchas horas de trabajo detrás de personas “anónimas”. Muchas gracias a ell@s también.

Atrás han quedado los nubarrones, la soledad y la desesperación. En mis manos ahora está la nueva oportunidad: la última y única en su género. Sería un necio si no la aprovechara y no quiero ser un insensato.

Aunque tengo enormes “agujeros que tapar”, no me desanimo ni pierdo la paciencia. Es así principalmente por vuestro trabajo y dedicación. Hemos tenido nuestros más y nuestros menos durante esta singladura pero es ahora cuando mucho me alegro de teneros a vosotros.

Antes consideraba a FECLEM como un estorbo, una piedra en el zapato…, pero mi opinión acerca de vosotros ha cambiado radicalmente. Como “cabeza visible”,  mi Referente Tutelar, muchas veces tuviste que soportar mis salidas de tono y mi mal humor; te ruego me disculpes por ello. Puedo afirmar que si no hubiera sido por ti y por el resto del equipo, hoy estaría agobiado, desanimado y sepultado bajo centenares de cartas, notificaciones, facturas, etc… Con todo ello no quiero decir que me desentienda de mi responsabilidad, al contrario, pongo y pondré de mi parte todo lo que pueda y os aseguro que no son meras palabras.

Un cordial y sincero saludo.

Daniel

Escribe una respuesta

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Introduzca el valor que falta en la siguiente operación *